EducaciÓn con conexiÓn

La educación y la forma de enseñar parece que empieza a experimentar cambios en cuanto a metodologías que hacen al alumnado más participe de su propio aprendizaje. Son también muchos los recursos tecnológicos que cada vez llegan a las aulas. El uso de estas metodologías y estos recursos mejoran notablemente la educación y son motivantes en sí mismos, pero la implicación del alumnado de una manera constante no se consigue únicamente así. 

Lo que falta por escuchar como mejora de la educación, y es seguramente uno de los factores más determinantes, es la conexión.
 

La conexión.educacion-con-conexion

No se trata de la conexión a internet que tanto y tanto falla en las aulas. Tampoco se trata de la conexión de los nuevos aprendizajes con los conocimientos previos del alumnado. Y tampoco de la conexión fundamental que han de tener todas las áreas en las situaciones de aprendizaje planteadas. Se trata de una conexión más real. Más humana. La conexión de las distintas personas que intervienen en el proceso, fundamentalmente el profesorado y el alumnado. La conexión que resulta de la propia relación, de conocerse unos a otros, de escucharse, comprenderse, e incluso de enfadarse. De ver los unos en los otros personas cercanas que comparten momentos vitales (tanto en relación a su importancia, como a que forman parte de la vida).
La confianza, la empatía, las risas, los llantos… Las acciones más humanas son las acciones que nos acercan, que nos conectan. 
 
Para que cualquier metodología, recurso, aplicación, libro… Tenga éxito en un aula debe producirse esta conexión. Sin ella, ni los más avanzados recursos ni las más actuales teorías educativas tendrán efectos positivos. La formación del profesorado sin su implicación en buscar esta conexión, no tendrá el mismo efecto en los procesos de aprendizaje que plantee.
 
Aunque lo fundamental sea la conexión alumnado-profesorado, los demás agentes implicados deben también conectarse como personas emocionales y sociales que somos. En el siguiente escalón estarán las familias. Y en los siguientes, cualquier persona que trabaje en el centro educativo, lo haga de manera directa o indirecta con el alumnado. El compartir un mismo espacio durante tantas horas al día, durante tantos días, bien merece la pena el intentar conectar. 
 
Sin esta conexión, pueden adquirirse aprendizajes, pero no habrá EDUCACIÓN.
 
Vanesa Díaz
¿Quieres compartir?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *